La mala gestión del Partido Popular en el Palacio de Congresos de Torremolinos obliga a su disolución

Palacio de Congresos y Exposiciones de Torremolinos

El Ministerio de Hacienda y el Interventor del Ayuntamiento indicaron que no había otra opción debido a las continuas pérdidas generadas en la etapa del PP

Torremolinos, viernes 14 de octubre. La mala gestión del Partido Popular de Torremolinos en el Palacio de Congresos ha desencadenado la disolución de la Sociedad Gestora del Palacio, exigida por el Ministerio de Hacienda por las pérdidas en sus cuentas de 2013-2014 (que suman 23.400 euros) y que ratificó el Interventor del Ayuntamiento en un informe en el que concluía que la sociedad estaba en situación de disolución automática. Además, el Consejo de Administración, integrado por todos los grupos políticos, incluido el PP, aprobó por unanimidad la convocatoria de Junta General para aprobar la disolución de la sociedad.

Esta situación del Palacio de Congresos se llevó también a pleno para que los partidos políticos y los ciudadanos de Torremolinos conocieran la mala gestión y el desequilibrio financiero ocasionado por la mala gestión del Partido Popular. Una disolución que aprobó la Corporación municipal en la Junta General de esta empresa.

La Ley de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local considera disueltas automáticamente aquellas sociedades públicas locales que durante dos ejercicios seguidos tienen resultados negativos de explotación. Además, el requerimiento del Ministerio decía que se debía demostrar que ya estaba liquidada la sociedad, algo que se debía haber hecho en 2015 y que el Partido Popular infringió. Cabe recordar que ese requerimiento lo hace el Gobierno de la nación, en manos del Partido Popular, en base a una ley aprobada por el grupo popular. Sin embargo, el PP de Torremolinos, para tapar su pésima y negligente gestión, pretende incumplir las normas que ellos mismos aprueban en el Parlamento.

El requerimiento del Ministerio aseguraba que se debía demostrar que ya estaba liquidada la sociedad, algo que se tendría que haber hecho en 2015 y que el Partido Popular infringió, demostrando una vez más su irresponsabilidad e incumplimiento de la legalidad durante su etapa de gobierno en Torremolinos.

El anterior equipo de gobierno popular no implementó en plazo las medidas de corrección oportunas para evitar la disolución de la sociedad mercantil y ahora la única opción legal es la liquidación según el informe del Interventor municipal donde de forma imperativa se establecía esta obligación de disolución. El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas publicó en su web una nota que indicaba que se podrían presentar alegaciones, pero los informes del Interventor municipal y de la empresa que auditaba las cuentas del Palacio de Congresos de Torremolinos eran tajantes y establecían esa obligación de disolución automática sin margen de alegaciones.

Ahora, es el Ayuntamiento de Torremolinos y por tanto sus ciudadanos los que tienen que asumir las responsabilidades y el gasto económico dejado por la incompetencia demostrada del Partido Popular de Torremolinos, porque con la gestión del PP, el Palacio era un pozo sin fondo que nos estaba costando mucho dinero a los torremolinenses.

Para el PSOE de Torremolinos lo más importante desde el primer momento ha sido dar estabilidad a los trabajadores del Palacio de Congresos y garantizar la prestación de los servicios que viene realizando el Palacio de Congresos de Torremolinos, elemento fundamental para el desarrollo de nuestra localidad tal y como se ha podido comprobar hace unos días albergando el mayor congreso jurídico que se realiza en España.

Share