José Ortiz asegura que la democracia en el Ayuntamiento volverá con un gobierno socialista

Entre las medidas del candidato del PSOE está la realización de una auditoria municipal externa e incentivos fiscales como la rebaja progresiva del tipo impositivo del IBIpepe

Si por algo será recordado el equipo de gobierno del PP en Torremolinos es por su “manifiesta incompetencia, mezcla de la falta de formación y profesionalidad de sus concejales y de la apatía y el despotismo de su alcalde”, afirman desde el Partido Socialista. Señalan además que esta explosiva combinación ha llevado al Ayuntamiento de Torremolinos “al borde de la quiebra técnica instaurando, además, un modelo clientelar y opaco en el que los ciudadanos no tienen acceso a la información sobre el uso de sus impuestos y en el que la destrucción del tejido productivo ha llegado a límites alarmantes”.

Es por ello que el compromiso del candidato del PSOE a la alcaldía, José Ortiz, en lo que se refiere a gestión económica del Ayuntamiento es claro: “Una gestión económica transparente que contemple las necesidades reales de la ciudadanía, que no asfixie fiscalmente a los ciudadanos y que se ocupe de fomentar el crecimiento económico y la justicia social”.

El dirigente local reconoce que “somos muy conscientes de que ese modelo de gestión lo podría firmar cualquier formación política socialdemócrata, así que si llegamos al gobierno abordaremos diferentes medidas para conseguirlo”.

Entre ellas, el PSOE contará con un equipo de gestión profesional, formado y con experiencia en el ámbito público y privado que actúe en base a criterios de interés público y rentabilidad de los recursos municipales. Por otro lado, una de las primeras medidas será encargar una auditoria externa que permita conocer con certeza la situación económica del Ayuntamiento.

Pero también, se procederá a la remodelación integral de las empresas municipales, inicialmente Torremolinos Televisión y el Palacio de Congresos.

Medidas fiscales

Por otro lado, en materia fiscal, los socialistas harán una rebaja progresiva el tipo impositivo del IBI, actualmente entre los más altos de España, para situarlo en el nivel de los municipios colindantes y sustituir el criterio de subvenciones actual por uno más justo y progresivo.

Del mismo modo, se harán subvenciones y bonificaciones fiscales para las rentas más bajas, desempleados y familias numerosas; y por último, se pondrá en marcha incentivos y exenciones fiscales para nuevas empresas, emprendedores, inversiones y que creen puestos de trabajo en la ciudad.

Share