Fernández Montes firmaba contratos privados y los pagaba con dinero público

IMG-20170713-WA0008

El PP, haciendo gala de su poco respeto por el Pleno del Ayuntamiento, no se presentó a la sesión extraordinaria que ellos mismos solicitaron

Torremolinos, a 13 de julio 2017. El Partido Popular de Torremolinos ha vuelto a hacer gala de su irrespetuosidad por el pleno del Ayuntamiento de Torremolinos al no presentarse a la sesión extraordinaria que ellos mismos solicitaron. En ella, el PSOE ha puesto en conocimiento de todos los asistentes el contrato privado que Pedro Fernández Montes, actual presidente del PP local, firmó a escondidas de sus concejales y pagó con dinero público. “Imaginamos que esta es la causa por la que los concejales del Partido Popular, los cuales cobran mensualmente de este consistorio, no se han querido presentar”, ha mencionado Maribel Tocón, portavoz del PSOE de Torremolinos.

El edificio situado en la plaza Picasso, el cual va a suponer un gasto total de 7.216.482 euros, está aún sin terminar, pese a que el final de las obras tenía como plazo de ejecución improrrogable el 28 de mayo de 2015, cuando aún gobernaba el Partido Popular en Torremolinos. “Ramón del Cid, como consejero delegado de SAMSET, debería explicar el porqué de su incumplimiento, que nos lleva a incumplir uno de los requisitos del préstamo que el gobierno central concedió por valor de cinco millones de euros, y que debemos pagar hasta 2024 una cuota anual de más de 600.000 euros”.

Según lo estimado por los técnicos correspondientes, para dar un impulso a la terminación del edificio este año, se deberían invertir al menos dos millones de euros. Por ello “el Equipo de Gobierno, desde el primer día, ha pretendido siempre seguir adelante para darle un fin público a este edificio cuyo coste no nos podemos permitir por la nefasta situación financiera que tenemos”, ha asegurado Tocón. De hecho, el PSOE se ha reunido con distintas administraciones públicas, entre ellas, la Universidad de Málaga, la Agencia Tributaria, la Consejería de Justicia, así como instituciones académicas privadas para intentar así poner en valor el edificio municipal “siempre con la contraprestación económica correspondiente a modo de alquiler o canon, lo cual nos podría ayudar a pagar esa hipoteca de medio millón de euros al año que estamos pagando”, ha manifestado la edil socialista.

 

Mientras Fernández Montes firmaba contratos privados, sin que sus propios concejales de gobierno probablemente lo supiesen, se invertía más de 1.500 euros mensuales en la labor de una especialista de fuera del Ayuntamiento, lo cual demuestra que no confiaba en el perfil de los propios trabajadores municipales. Ese contrato privado demuestra el descontrol y desconfianza que el propio exprimer edil tenía de su equipo y del proyecto, puesto que todo lo hizo a escondidas y sin hacer partícipe a nadie más de su planteamiento personal. Ahora, los concejales del Partido Popular quieren ser partícipes de algo de lo que no tuvieron decisión en su momento, sin conocer las negligencias de las que ellos mismos fueron partícipes.

 

A día de hoy no existe propuesta de ninguna administración, ni de la propia consejería de Justicia para el uso del edificio. “El Partido Popular ha intentado confundir a la opinión pública con falsas dicotomías de ‘museo sí, juzgados no’. El Equipo de Gobierno ha propuesto incluso la posibilidad de que este edificio tenga un contenido mixto, administrativo y de exposición, pero jamás cerrando la puerta a ninguna de las alternativas que puedan ser rentables y saquen del pozo que el propio Partido Popular metió a este Ayuntamiento con actitudes tan dictatoriales y nefastas para la economía del municipio”, ha exclamado Tocón.

 

Desde el PSOE se ha incidido en que “en ningún caso se va a regalar un solo metro cuadrado de Torremolinos a ninguna administración, pero este Ayuntamiento no se puede permitir la inversión millonaria que supondría poner en marcha y mantener un museo con recursos propios”.

 

Al PSOE le queda la duda de que si después de que el grupo liderado por Margarita del Cid haya conocido la realidad de lo ocurrido en este edificio público, la portavoz no ha sido capaz de convencer a nadie de su equipo para que defienda un argumento cargado de mentiras y discordancias, como ya lo hizo con Ramón del Cid en el pleno de la aprobación inicial de los presupuestos municipales. Una vez más, como es habitual, a la portavoz del PP ni se le ve ni se le espera.

Share