El PSOE de Torremolinos hace balance de su gobierno en el que ha cumplido más del 90 por ciento del programa electoral

En tan solo una legislatura el gobierno liderado por José Ortiz ha desbloqueado urbanísticamente la ciudad con la histórica aprobación del PGOU que atraerá una millonaria inversión y miles de puestos de trabajo

La peatonalización de la plaza Costa del Sol, la reducción del IBI y la reducción de la deuda en más de 40 millones de euros, otros hitos del gobierno socialista  

Torremolinos, 2 de abril de 2019. Torremolinos ha vivido cuatro años de gobierno del PSOE en los que el municipio ha podido renovar su proyecto de ciudad y encaminarse hacia un nuevo modelo de atracción de inversiones y oportunidades laborales para sus vecinos. El gobierno socialista ha hecho balance en la mañana de hoy viernes, en el que el portavoz de la agrupación local, Antonio Ruiz, ha señalado que «se ha cumplido el programa electoral en más de un 90 por ciento, lo que ha permitido no solo desbloquear urbanísticamente la ciudad, sino aportar un nuevo alma a un municipio que estaba en decadencia y sin ilusión».
Ruiz ha recordado que «el programa con el que el PSOE se presentó a las elecciones del 2015 era muy ambicioso, como las ganas que teníamos de revertir la mala dinámica en la que Torremolinos se sumergió durante la última década. La aprobación del PGOU y la peatonalización de la plaza Costa del Sol ha hecho que nuestro municipio vuelva a estar en el mapa y sea foco de atracción de turistas e inversores que vuelven a confiar en Torremolinos». En la actualidad nuestro municipio cuenta con nuevos atractivos, como los huertos urbanos o una agenda cultural durante todo el año, además de la recuperación de espacios icónicos de nuestra ciudad que han sido olvidados durante mucho tiempo y que ahora se vuelven a poner en valor.


En 2015, los concejales socialistas llegaron a un gobierno que estaba intoxicado por la mala gestión del Partido Popular. Casi 200 millones de euros en deuda y mucha de ella sin ni siquiera ser reconocida en los presupuestos municipales, de la que se ha reducido ya más de 42 millones de euros. «Tuvimos que someternos a un plan de saneamiento de las cuentas municipales y abordar unos pagos en denuncias y sentencias que el gobierno de Pedro Fernández Montes y Margarita del Cid se empeñaron en desoir. Actualmente pagamos más de 500.000 euros al mes para solventar todos los errores del PP, pero pese a ello hemos trabajado para que los vecinos no se vean afectados y podamos seguir creciendo como ciudad, asumiendo que no se ha podido realizar todo lo que nos gustaría, pero sin cejar en el empeño de mejorar nuestro día a día situando al vecino en el centro de nuestras políticas», ha manifestado Ruiz.
Torremolinos ha comenzado a apostar por la calidad, dejando de ir a Fitur a regalar pescado frito, y a gastarse ese dinero en una mejor promoción turística más real, que aborde nuevos segmentos de población y que demuestre que nuestro destino no está estancado y tiene mucho que decir aún. Torremolinos se ha adaptado a los nuevos tiempos, apoyándose en las nuevas tecnologías y creando una web de turismo específica, porque no era razonable que un municipio que vive del turismo no la tuviese.
En materia de turismo, también era necesario mejorar los accesos de la playa al centro, renovando totalmente la Cuesta del Tajo y calle Peligro, además de recuperar la avenida Carlota Alessandri con una actuación en la que se incluyen la creación de nuevas plazas de aparcamiento, un carril bici y aceras más anchas para facilitar la reactivación de la actividad comercial. Pero además, una apuesta por la calidad que se ha visto refrendada por el reconocimiento de todas las playas del municipio con la ‘Q de Calidad’ y la primera Bandera Azul de Torremolinos en la playa de Los Álamos.
Ahora, los vecinos del Pinillo podrán disfrutar por primera vez de una línea de autobuses que les conecte con el resto del municipio y su entorno. La inclusión del municipio en el Consorcio de Transportes es una de las pruebas más evidentes de que vivíamos ausentes, en una isla.Además de favorecer en ese mismo barrio la circulación y el acceso al CEIP Mar Argentea gracias a la apertura al tráfico en Ramal de Salgareño, una de las peticiones vecinales más históricas. Por ello, este gobierno socialista se ha esforzado en involucrar al resto de administraciones en nuestro proyecto, como es el caso del anuncio del inmediato inicio de las obras de de remodelación de la estación de La Nogalera. Una reivindicación histórica del municipio, en la que el PSOE ha participado tanto en la oposición como en el gobierno, favoreciendo desde los despachos que el acuerdo se cierre y pronto sea una realidad. «Tenemos que ser realistas, y necesitamos de ayudas externas para poder materializar todos los objetivos que tenemos en mente. Actualmente la empresa privada ha empezado de nuevo a invertir en Torremolinos, y la renovación de la planta hotelera del municipio por más de 300 millones de euros es un ejemplo más», ha recordado el portavoz. 
Pero pese a todos los cambios en la ciudad, «la transformación que más nos hace sentirnos orgullosos es la del alma de Torremolinos. Entre todos y todas hemos sido capaces de devolver al municipio esas características que más especiales le hacían ser. Ahora, cualquier nacionalidad, raza o cultura tiene espacio en Torremolinos. La celebración de las tradiciones de cada una de ellas hace que el municipio pueda respirar ese aire multicultural que nos hace diferentes y ejemplos de respeto. La celebración de la diversidad, del amor libre y de que todos somos parte de Torremolinos es la clave de nuestro gobierno y de que cualquiera puede sentirse cómodos en una ciudad que lo tiene todo para poder ser lo que queramos», ha añadido Ruiz.
Entre otras, las mejoras producidas dentro del ayuntamiento han permitido muchos avances sociales. El primero de ellos ha sido la reducción del impuesto del IBI, situándolo al mismo nivel que en el resto de las ciudades de nuestro entorno. «Pero todo ello se ha hecho cumpliendo escrupulosamente la ley, y pese a las denuncias por parte del Partido Popular con el único objetivo de dañar a los ciudadanos para que esto se revolviese en contra del gobierno socialista, hemos sido capaces de situar el tipo impositivo a los niveles más bajos históricamente». Asimismo, la participación en los plenos, el fomento de la colectividad, las subvenciones reales y legales y todos los avances en políticas sociales hacen de este gobierno un equipo creíble, que cumple su palabra y que está más que capacitado para seguir dotando a Torremolinos de la renovación necesaria para volver a ser lo que un día fuimos y nunca debimos dejar de ser.
En materia de empleo, el gobierno socialista liderado por José Ortiz ha hecho numerosos avances favoreciendo las oportunidades laborales y las de que cualquier joven pueda quedarse en Torremolinos sin necesidad de salir a buscar un puesto de trabajo en otra ciudad. “Trabajamos a sabiendas que el empleo no es competencia directa del Ayuntamiento, pero sí lo son favorecer las oportunidades. En este sentido, la iniciativa emprendedora llevada a cabo por el Ayuntamiento, en el programa Go2Work instalado en el Palacio de Congresos, ha permitido el 80 por ciento de los proyectos de las cuatro ediciones celebradas hayan podido seguir activos”.
«La ciudad ha dejado de pertenecer a una sola persona y su voluntad, para empezar a ser patrimonio de todos. Y eso es lo que hemos potenciado, una ciudad abierta, libre, en la que se pone en valor el patrimonio que está en nuestras calles, dejando de construir edificios vacíos de cultura, como si de aeropuertos sin aviones se tratara. La Casa María Barrabino, la Torre Pimentel, la renovación de la Cuesta del Tajo y la construcción del Mercado Gourmet, entre otras, hablan de que Torremolinos es una locomotora imparable y que tiene una estrategia muy definida a la hora de recuperar espacios para el disfrute del vecino y el turista», ha concluido Ruiz.

Share