EL PP DERROCHÓ MÁS DE CINCO MILLONES Y MEDIO DE DINERO PÚBLICO EN UN MUSEO QUE NO ES VIABLE  

 

museo

El actual equipo de gobierno está buscando salidas para darle uso a esa propiedad municipal

El Ayuntamiento debe pagar ahora esa deuda millonaria que contrajo el PP de Torremolinos

Torremolinos, 5 de junio de 2017. Margarita del Cid y el Partido Popular derrocharon durante su gobierno 5.530.406,20 euros de dinero público en un museo que no es viable, y a los que habría que sumar 789.003,82 euros que no se han ejecutado. El PP se metió en un proyecto fruto de las prisas y la precipitación por construir un edificio sin tener un plan aceptable.  Ahora, el Ayuntamiento de Torremolinos tiene que hacer frente a ese crédito de 5 millones que contrajo el equipo de gobierno del Partido Popular.

Hay que recordar que la Consejería de Cultura denegó la autorización y la inscripción del museo argumentando que el proyecto que presentó el PP por “carecer de un discurso museístico sólido y de la suficiente coherencia como para poder describirse a sí mismo como museo de la ciudad». Al mismo tiempo, señalaba que «la calidad patrimonial de su colección es escasa».

Ante esta circunstancia, el gobierno del PSOE empezó a buscar soluciones hace más de un año. Una de las opciones que se barajan es ceder parte del edificio para uso judicial, lo que venía siendo una demanda por parte del Colegio de Abogados, de los ciudadanos de Torremolinos y del sector judicial dado el mal estado de la actual sede.

Mientras el PSOE busca soluciones, Margarita del Cid y el Partido Popular, que son los que han generado el problema, están más preocupados en crear conflicto que en facilitar una solución. Margarita del Cid está en una difícil situación política dentro de su partido y quiere hacer méritos utilizando de forma partidista el asunto del museo en vez de mirar por el interés general.

El PP inaugura aeropuertos sin aviones y en Torremolinos quiere abrir museos sin cuadros. Margarita del Cid debe pedir disculpas a los vecinos de Torremolinos por haber derrochado más de cinco millones de dinero público en un museo que no era viable.

Share